Movavi Photo Editor

  • Restauración de imágenes con redes neuronales

  • Eliminación eficaz de objetos y fondos

  • Mejora automática de fotos con un solo clic

  • Interfaz fácil de usar con consejos

TIFF frente a JPEG: ¿Cuál es la diferencia?

7 743

Verás que hay diferencias entre TIFF y JPEG en muchos aspectos. Cuando trabajes con una foto, ya sea para editarla o para publicarla en Internet, querrás saber cómo varían los formatos de archivo. De este modo, podrás decidir con qué formato trabajar para obtener el mayor número de ventajas posible.

La guerra TIFF vs. JPEG puede ser difícil de determinar por ti mismo, por eso queremos ayudarte a explorar algunas de las diferencias. Nuestro software Movavi Photo Editor puede ayudarte a trabajar con tus fotos de forma eficaz independientemente del tipo de archivo que quieras utilizar. Sin embargo, cada uno de ellos tendrá sus ventajas en función de lo que estés haciendo con las fotos.

Al final, tanto el TIFF como el JPEG (a veces abreviado como JPG) pueden ser archivos fotográficos eficaces. Una vez que conozcas los detalles de tu proyecto, podrás decidir en qué formato quieres la foto.

Diferencias en los formatos de archivo: JPEG frente a TIFF

Cuando se trata de JPEG frente a TIFF, la mayor diferencia que verás es el tamaño del archivo. Especialmente cuando se trata de fotografía de alta definición, hay que prestar atención al formato. Un JPEG va a perder la compresión como una forma de reducir el tamaño del archivo. Te permite enviarlo rápidamente por correo electrónico y subirlo rápido a Internet.

Con TIFF, no se comprime, lo que te proporciona las ventajas de la alta definición que necesitas para las fotos de alta resolución. El problema, sin embargo, es que el tamaño del archivo es considerablemente mayor que el de un JPEG. Esto significa que te resultará más difícil enviarlas por correo electrónico o subirlas a Internet.

El tamaño también puede ser considerable. Con un JPEG, una imagen puede ocupar unos 12 MB. Si es un TIFF, esa misma imagen pesará unos 100 MB. Esto puede acarrear problemas no sólo a la hora de compartirlas y subirlas, sino incluso a la hora de almacenarlas. Si guardas la mayoría de tus fotos digitales y escaneos en formato TIFF, necesitarás rápidamente almacenamiento en la nube o externo porque no quedará nada en la unidad de almacenamiento de tu ordenador.

Edición de fotos

Si quieres la iluminación perfecta o quieres hacer otros ajustes a una foto, tienes que mirar tanto el JPEG como el TIFF. Con un TIFF no hay compresión, por lo que se conservan todos los datos capturados al hacer la foto. Tanto si esto ocurre durante el escaneado como durante el disparo, obtienes todos los datos para poder hacer las ediciones que necesites.

Aunque puedes editar un JPG de forma considerable, la pérdida de compresión significa que también pierdes parte de los datos de la imagen. Esto puede dificultar la realización de ediciones significativas manteniendo al mismo tiempo una alta resolución.

Los tipos de archivo no siempre son compatibles

Es importante comprobar qué tipos de archivo son compatibles en función de lo que vayas a hacer con una foto. Lo último que quieres es trabajar en una foto y descubrir que no se puede subir a un sitio concreto. Puede que quieras subirla a un sitio para imprimir la foto en una camiseta, para crear un póster gigante o incluso para tu sitio web.

Con Movavi Photo Editor Photo Editor, se pueden utilizar varios tipos de archivo, lo que te permite mantener gran parte de la compresión y los datos. Puedes utilizar la aplicación con la seguridad de que el tipo de archivo es compatible.

En general, un JPEG es compatible con más productos de software y sitios web para compartir fotos. Un TIFF no es soportado por un número de sitios web debido a su gran tamaño.

Si utilizas Movavi Photo Editor que sabes que son compatibles, podrás sacar el máximo partido a tus tipos de archivo. Sólo tienes que recordar algunos detalles sobre qué tipos de archivo son mejores y para qué.

JPEG

  • Ideal para fotos en línea

  • Admite todo el espectro de colores

  • Considerado el formato de archivo universal

  • Archivos de pequeño tamaño

TIFF

  • Ideal para editar fotos

  • Admite capas, transparencias y etiquetas

  • Se conserva la calidad

Verás las diferencias cuando empieces a editar fotos, guardarlas y verlas una vez editadas.

¿Por qué no ambas?

Cuando exploras JPG frente a TIFF, no hay necesidad de decidir entre uno u otro. Puedes tener los dos. Como el TIFF es capaz de almacenar muchos más datos, éste es el archivo con el que querrás empezar. Una vez que hayas editado y hecho lo que quieras con la foto, puedes guardarla. A continuación, puedes elegir guardarla de nuevo, sólo que esta vez como JPEG.

Tener dos archivos de la misma foto tiene algunas ventajas. La primera es que tienes una imagen sin procesar, sin pérdida de datos ni compresión. Esto te permitirá hacer todas las ediciones que quieras sin perder nada en el proceso. Luego, puedes tener una versión más pequeña para que tengas la foto editada sin todo el tamaño de archivo adicional detrás de ella. El JPG será un pequeño porcentaje del número de megabytes del TIFF, lo que te permitirá compartirlo en las redes sociales, enviarlo por correo electrónico, subirlo a tu sitio web y mucho más.

Podrás hacer un seguimiento de qué fotos están en qué formato gracias a la extensión de archivo que aparece. Incluso puedes optar por separar aún más los archivos utilizando carpetas. De este modo, sabrás cuáles se han comprimido y cuáles no.

Además, puede haber algunos otros formatos de archivo que querrás crear una vez que tengas una foto que te guste. Entre ellos están PNG y GIF. Al igual que JPEG y TIFF, hay pros y contras para que los descubras. Sólo recuerda que el TIFF será el tipo de archivo de foto más grande, el mejor para utilizar software de edición de fotos. Una vez que hayas hecho tus ediciones, puedes guardarlas en el tipo de archivo que desees.

Empieza a editar tus fotos

Lo más probable es que no hayas hecho la foto perfecta. Puede que haya algo en el fondo que no te guste. La imagen no era tan brillante como querías. Alguien tiene un grano que quiere quitarse. El cielo estaba más nublado de lo que esperabas. Sea cual sea la razón por la que no te gusta la foto, puedes utilizar un editor de fotos para manipularlas. Así podrás añadir capas, texto, transparencias y mucho más.

Una imagen TIFF te permitirá conservar la calidad mientras manipulas la foto. Si empiezas con un JPEG, parte de la calidad bajará una vez que edites y guardes. Si estás planeando editar tus archivos continuamente, querrás usar un archivo TIFF en lugar de un JPEG.

A medida que juegues con los archivos dentro de un editor de fotos, empezarás a ver las diferencias por ti mismo. Simplemente necesitas un editor de fotos sofisticado que te permita manipular las fotos para convertirlas en las mejores imágenes posibles.

Comprender las diferencias te facilitará la tarea de determinar qué formato de archivo se adaptará mejor a tus necesidades. También puedes descargar e instalar Movavi Photo Editor hoy mismo. De este modo, podrás editar las fotos que desees para imprimirlas, escanearlas y mucho más.

Movavi Photo Editor

Mejore fácilmente las imágenes y consiga resultados profesionales en solo un instante.

* La versión de prueba de Movavi Photo Editor tiene las siguientes restricciones: puede guardar como máximo 10 imágenes (a las que se añadirán marcas de agua) y las capturas de pantalla están deshabilitadas.

Movavi Photo Editor

¡Únete para acceder a guías, ofertas especiales y consejos!